jueves, 27 de julio de 2017

Honorables miserables



Me sorprendió la altivez con que los imputados y condenados en los casos de corrupción del Partido Popular se presentaron en la comisión de investigación del Congreso. Tipos como Bárcenas parecían decir “¡Como se atreve la perroflauta de Irene Montero a interrogar, a una persona honorable como yo!”.
En un momento, incluso se atrevió a comparar su caso con el de Juan Carlos Monedero. No Sr Bárcenas, no; la comparación no vale: El Sr Monedero es un profesor de la Universidad y usted es un presidiario pendiente de juicio. El Sr Monedero entra y sale de la Universidad y usted entra y sale de la cárcel.
Todos ellos se niegan a hablar, “en defensa de su honor”. ¡EN DEFENSA DE SU HONOR! ¿Qué HONOR? Pero ¿saben ustedes que es el honor? ¿Ustedes se creen que el honor se gana peinadose hacia atrás con gomina?
Negarse a hablar en defensa del honor, es un oxímoron; porque el honor se defiende, precisamente hablando.
Está claro que los señores del PP, incluido su Presidente no tienen ni idea de qué es el honor. El honor, según la Real Academia Española, es
  • Cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto al prójimo y de uno mismo 
  • Gloria o buena reputación que sigue a la virtud, al mérito o las acciones heroicas, la cual trasciende a las familias, personas y acciones mismas de quien se la granjea.
  • Etc

Para ser honorable:
  • Hay que ser la personas que se dice ser. O sea, hay que ser tan honrado como presume y la cárcel no ayuda mucho.
  • Hay que hacer, lo que se dice que se va a hacer. Lejos están aquellos tiempos en los que cuando un caballero te daba su “palabra de HONOR” eso, era suficiente garantía. El estrechar la mano, valía más que cualquier papel firmado. Hoy día, ni la palabra del Presidente del Gobierno vale la tinta que se gasta para imprimirla en un periódico.
  • Hay que fortalecer los valores que se tienen. Lo que se llamaba, “ser una persona de principios”
  • Hay que preocúpate por las personas; no por el dinero de estas.
  • Hay que deshacerse de motivos ocultos. Preocuparse por los demás, de una forma totalmente desinteresada.
  • Hay que decir la verdad. La honestidad y el honor van de la mano. La mentira y el engaño no tiene nada de honorable.
  • Hay que reconocer los errores que uno comete, pedir perdón y corregirlos. ES LA ÚNICA FORMA DE RECUPERAR EL HONOR.

Para acabar sepamos cómo se llaman las personas que no tienen honor. Según la Real Academia, lo contrario a honorable es “Miserable” y “Despreciable”.
En definitiva y atendiendo a todo lo anterior, los corruptos del PP que hacen tanto llamamiento a la defensa de su “honor” en realidad se comportan como verdaderos miserables.

domingo, 23 de julio de 2017

¿Es posible un “planeta de los simios”?



La respuesta a esta pregunta es, sin duda afirmativa. Hay que tener en cuenta que lo que el cine llama “simios” en realidad son “homínidos” y en los últimos 6 millones de años ha habido mucha ocasiones donde unos homínidos han sustituido a los homínidos anteriores (unos simios han sustituido a los simios anteriores). Incluso, al parecer, el Homo sapiens, sustituyó al hombre de Neandertal de forma violenta.
Se sabe que, hasta ahora, la extinción de los homínidos ha estado vinculada a cambios climáticos, como las pasadas eras glaciares. El hombre y, en general todos los homínidos, han sido y son muy poderosos gracias a su inteligencia; pero en épocas de gran estabilidad climática. En cambio, cuando hay alteraciones bruscas en nuestro entorno, como las que producen cambios climáticos, es cuando sobre viene nuestra extinción.
Esto es debido a que “alimentar” de información a nuestro cerebro requiere tiempo y por eso las generaciones humanas tienen una duración media de 25 años, mientras que las de perros o los gatos dura 6 meses o las ratas, un mes. Esto es. En el tiempo que dura una generación humana, han pasado 50 generaciones los perros o los gatos y unas 300, las ratas. Esto hace que en un cambio severo en el entorno, la mayoría de las especies pueden mutar y adaptarse a los cambio; en cambio, el humano lo tiene mucho más difícil.
Esto explica el por qué los científicos tienen tanto interés en averiguar cuando se producirá la próxima glaciación, qué las puede producir o cuando se puede producir el impacto de un meteorito en la Tierra.
Por lo tanto y en conclusión, si ya es un peligro el que se produzca una glaciación, es de absoluta locura que seamos nosotros mismos los que provoquemos un cambio climático que podría llevar a la desaparición a nuestra propia especie.
Eso sí; con un poco de suerte, un nuevo homínido (o simio) procedente de África vendrá a crear su civilización, sobre la nuestra. O no.

miércoles, 12 de julio de 2017

¿Hay un trasvase de votos del PP a Ciudadanos?



Me llama la atención como Ciudadanos se pone medallas de acuerdos a los que ha llegado con el Gobierno, como es el caso de la bajada del IRPF, sin que el PP diga absolutamente nada. ¿Por qué medallas que podría lucir el PP, deja que las luzca Ciudadanos sin decir ni pio? Pero no es el único caso; Ciudadanos lleva un tiempo echando en cara a Podemos que ellos consiguen cosas con su “oposición responsable” mientras que Podemos “no hace nada”. Parece como que, pudiendo el PP bajar el IRPF se lo pone fácil a Ciudadanos para que ellos hagan el papelón y parezca que este beneficio para los ciudadanos los haya conseguido los de Rivera.
Por otro lado, la prensa ha anunciado importantes dimisiones en las filas de Ciudadanos, por su acercamiento al PP y la dirección de este partido no esté dispuesta a hacer nada para evitar esta sangría.
Todo esto me chirria. Y pensando en ello, me atrevo a hacer el siguiente pronóstico:
Creo que los poderoso; los verdaderamente poderosos, los que mandan sin presentarse a las elecciones, llámense IBEX-35, llámense la banca o los recientemente amigos de Ribera del Club Bilderberg, están dando por amortizado al PP; un partido tan corrupto que ya es difícil de rescatar; y en vez de buscar una refundación del partido, están haciendo un “trasvase de méritos” del PP a Ciudadanos, para cerrar el partido de Rajoy y sustituirlo por el de Rivera. Por eso, Ciudadanos se pone medallas sin que el PP se las dispute y no le preocupa que las bajas de su militancia. Su destino ya ha sido diseñado por los que mandan desde las sombras.

UN AÑO DESPUES, PODEMOS GANA



Después de las elecciones del 20 de diciembre de 2015 y a la vista de los resultados la propuesta de Podemos era un pacto con el PSOE a la portuguesa; sin embargo Sánchez, tras visitar Portugal, prefirió pactar con Ciudadanos (y para que estos aceptaran tuvo que firmar su programa económico) y después someter a Podemos a un chantaje: “O te unes a este pacto neoliberal o seréis los responsables de ir a unas segundas elecciones”.
Ya sabemos que pasó: Podemos no acepto ser cómplice de esa firma a un programa que nos llevaría a más recortes y fuimos a una repetición de las elecciones; aunque se perdieran votos. “No hemos entrado en política para traicionar el espíritu del 15M”, declaró Pablo Iglesias.
Las elecciones del 26 de junio no cambiaron significativamente el mapa político. Podemos siguió apostando por un pacto con el PSOE a la portuguesa, mientras que el PSOE siguió con su apuesta de pacto a tres (PSOE, Podemos Ciudadanos). Y de nuevo amenazando a Podemos, con ir a unas terceras elecciones, si este no acepta. Lo que no contaba Pedro Sánchez es que el miedo a unas terceras elecciones afectaba más a su propio partido; lo que provocó el golpe de mano, en el que los barones encabezados por Susana Díaz, lo descabalgaron bajo el pretexto de ser un perdedor y un peligro por acercarse al independentismo.
Ese mismo miedo a unas terceras elecciones hizo que la Gestora del PSOE favoreciera, con su abstención, el que Mariano Rajoy repitiera como Presidente del Gobierno.
Luego vinieron las primarias del PSOE. El PP tenía la esperanza de que las ganara Susana Díaz ya que su gobierno sería más fácil si el PSOE estaba en manos de su ala derecha; pero ganó Pedro Sánchez, cosa que ha alegrado a Podemos ya que el pacto a la portuguesa sería impensable con la Presidenta andaluza.
Hoy, casi año y medio después, se vuelven a reunir Pablo Iglesias y Pedro Sánchez y el pacto a la portuguesa que Podemos siempre ha defendido, está encima de la mesa. Los españoles hemos perdido un año y medio; pero no ha sido por culpa del Podemos. Si Pedro Sánchez hubiese aceptado la propuesta de Podemos, a la primera, en vez de coquetear con la derecha naranja, él sería Presidente y los españoles no hubiésemos perdido todo este precioso tiempo.
Albert Rivera dice que estamos en el día de la marmota, porque hemos vuelto al inicio; pero hay una importante diferencia: en enero de 2016, él tenía un pacto firmado con el PSOE y ahora, no solo están fuera de juego, sino que son el soporte de un gobierno trufado de casos de corrupción. Ciudadanos pierde, Podemos gana.
Incluso el PSOE se avergüenza de haber pactado con el partido de Rivera: Todos los portavoces del PSOE (y algunos de Ciudadanos), culpan a Podemos de no haber apoyado a un candidato socialista. ¡Qué curioso que ninguno mencione que no se apoyó a Sánchez porque este había firmado un programa económico de derechas con Ciudadanos! Es normal que se avergüencen de ese hecho y traten de ocultarlo.
De todas formas, aunque nos ha costado año y medio meter en razón a Sánchez, por fin se dan los primeros pasos para desalojar al Gobierno de Rajoy. Y no queremos hacerlo “porque queramos ganar en pactos lo que no hemos ganado en las elecciones”. Lo que estamos haciendo es responder al SEGUNDO ASUNTO que más interesa a los españoles: LUCHAR CONTRA LA CORRUPCIÓN QUE AFECTA A LAS INSTITUCIONES. Y lo tenemos que hacer los partidos de izquierda porque la derecha, y sobre todo el Gobierno, en vez de luchar contra la corrupción, como es su obligación, se dedica a romper discos duros, cambiar jueces y fiscales, denunciar a quienes denuncian, no preguntar a los implicados y, en resumen, utilizar todos los medios a su alcance para obstaculizar la acción de la justicia. ¿Por qué será?

Podemos y la cuestión catalana



Hace unos días, el periodista “Chani” Pérez Henares  preguntaba a la diputada de Podemos, Noelia Vera: “¿Con qué derecho pretenden ustedes robar, a 40 millones de españoles, el voto? Porque el derecho a decidir sobre el futuro de Catalunya lo tenemos todos”.
Podemos no pretende robar el derecho a votar a nadie. LO QUE PODEMOS NO QUIERE ES QUE CATALUÑA SE INDEPENDICE.  Su estrategia para conseguirlo está basada en el respeto al pueblo catalán y el diálogo. Justo lo contrario del Partido Popular, que apuesta por el enfrentamiento y la amenaza. Como los independentistas, es cierto; pero esta estrategia de enfrentamiento la están ganando los independentistas.
En 1978, año de aprobación de la Constitución, los independentismos catalán y vasco eran minoritarios. Hoy, 40 años después, se declara independentista cerca del 50% de la población catalana. Y el problema no es el Sr Puigdemont; ¡ojalá así fuera!; el problema es que de seguir esta dinámica, pronto el  independentismo catalán será  mayoritario en Catalunya.
Podemos no es responsable de este crecimiento; ya que solo lleva 3 años de vida; la responsabilidad es del  Partido Socialista y, sobre todo, el Partido Popular,  que han estado estas cuatro décadas alternándose en el gobierno de España y aplicando esta nefasta política territorial.
Por un lado, la ley electoral, basada en la regla d’Hont, exagera la representación de los partidos nacionalistas, con el consentimiento de los dos grandes partidos estatales, porque también les beneficia. Ellos también tiene obtienen mayor representación de la que deberían. Por otro, tanto el Partido Popular como el Partido Socialista han tenido que recurrir a los nacionalistas como partidos “bisagra”, cuando no han conseguido mayoría absoluta.
Además, la autonomía catalana se convierte en un paripé desde el momento en que el Partido Popular recurre el Estatuto de Autonomía ante el Tribunal Constitucional, al tiempo que desde el gobierno central  y desde los medios de comunicación se desprecia continuamente la lengua y cultura catalana y se pone en solfa las decisiones del gobierno autónomo.  ¡Ni siquiera le han permitido  prohibir las corridas de toros!
El Partido Popular pretende parar en seco el proceso independentista con la Constitución. Pero, ¿desde cuándo las leyes han parado un proceso independentista, en la historia de la humanidad?.  Parece mentira que se ignore lo ocurrido con los procesos independentistas ocurridos en España   en los territorios americanos,  africanos, asiáticos y europeos. En ninguno de ellos, ni las leyes, ni las armas han frenado los procesos.
En cambio la estrategia del Podemos está basada en el respeto y el diálogo. Respeto a su autonomía, respeto a su cultura, que también es de todos los españoles. La cultura española es la de todos y cada uno de sus territorios; no se puede confundir la cultura española con la castellana. Nuestras naciones están preocupadas por la supervivencia  de sus lenguas y esa preocupación debería de ser la de todos los españoles. Igual que estamos orgullosos de la obra de Gaudí deberíamos estar orgullosos de que la distintas lenguas españolas formen parte de nuestra cultura común y deberíamos  defenderla como parte de nuestra riqueza para las generaciones futuras. Una lengua como la vasca ya estaba en estas tierras mucho antes de que llegaran las lenguas romances derivadas del latín, su eventual desaparición sería un desastre similar a la  desaparición de una especie biológica o de un resto arqueológico como Atapuerca. No se entenderían  los movimientos en defensa del griego y del latín en nuestras escuelas si no se defiende con igual ímpetu nuestras diversas lenguas. Y del mismo modo, que es incomprensible que todavía no se pueda hablar en el Congreso de los Diputados otra de nuestras lenguas, además del castellano.
¿Por qué el PP se niega a reconocer el derecho a decidir? Porque ha hecho crecer el independentismo a un nivel tal, que podemos per ese referéndum.
El pueblo catalán es un pueblo culto, sensato y maduro. Debemos confiar con otro gobierno más respetuoso y el ejercicio del derecho a decidir, el pueblo catalán decidirá que sigamos juntos.
Pero  si el Partido Popular sigue tratando a Cataluña como una colonia de Madrid,  perderemos Cataluña como perdimos otros territorios.

Abandono podemitas, por el problema catalán

Parece razonable el pensar, que a los ciudadanos nos debería preocupar más lo que pasa en nuestra comunidad, que lo que pasa en Cataluña. P...